10 tips para el cuidado del corazón.

Para escuchar un latir más sano y fuerte desde el estetoscopio.

¡Hagamos conciencia sobre el cuidado del corazón! No solo de escucharlo en el estetoscopio, si no de hacer algo por él.

 

Es por eso que te traemos 10 tips que harán que tu corazón lata cada vez más sano y fuerte:

 

  1. ¡Actívate!

El ejercicio físico moderado, como caminar 5 km (equivalente a 60 minutos) al día, es una recomendación básica para mitigar el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares. Una forma de lograrlo es evitar el sedentarismo, por eso cambia el coche por la bici siempre que puedas, y si no dispones de ese tiempo recomendado, ¡ya no tienes excusa! Un reciente artículo del Journal of the American College of Cardiology demuestra que correr entre 5 y 10 minutos diarios o realizar 30 o más minutos de actividad física, todos los días de la semana, reduce la mortalidad.

 

 

  1. Dile adiós al estrés.

Desde 2012, la Guía europea sobre prevención de la enfermedad cardiovascular en la práctica clínica incluye el estrés como factor de riesgo para el buen funcionamiento cardíaco, ya que es un detonante de la hipertensión arterial. Si se genera habitualmente en nuestra vida cotidiana, acaba afectando a la salud general.

 

 

  1. Monitorea periódicamente.

Prestar atención a lo que nos dice el corazón, va más allá de una simple frase romántica, es reconocer el estado de salud del corazón y continuar con su correcto rendimiento.

Hacer chequeos de la presión y del ritmo cardíaco, es de gran relevancia para la salud cardiovascular. Además, los niveles de presión arterial pueden modificarse con la alimentación, actividad física y factores psicosociales.

 

 

  1. Aliméntate sanamente

La fibra reduce los niveles de colesterol malo y fomenta la saciedad al producir un vaciado lento del estómago. Es recomendable que al menos la mitad de los cereales que consumes, sean integrales. El pescado como el salmón, las sardinas o el atún, tiene un alto contenido en ácidos grasos oleico y linoleico, asociados con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

 

  1. El deporte, el mejor aliado.

Los expertos señalan que el corazón da una respuesta inmediata al ejercicio. A veces solo basta con aprender a desconectar la mente y dejar que el cuerpo actúe con ejercicio, como el yoga.

 

 

  1. Despídete del cigarro.

El tabaquismo causa diversos daños al organismo, entre ellos el deterioro de las arterias, lo cual conlleva a trastornos cardiovasculares, alteraciones en los vasos sanguíneos, reducción de la concentración de oxígeno en sangre, hace que esta sea más espesa, aumenta la frecuencia cardiaca y la tensión, y afecta también a los pulmones y la vejiga.

 

 

  1. Bebe con moderación.

La bebida es un arma de doble filo. Estudios demuestran que la cerveza y el vino tinto, en dosis moderadas (no más de 2 vasos al día) disminuyen el riesgo de enfermedad coronaria al reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL). Pero su exceso en sangre afecta al funcionamiento de muchos órganos del cuerpo, acelera el ritmo cardiaco y altera la calidad del descanso y el sueño.

 

 

  1. Menos sal, menos azúcar.

Baja la ingesta de sal (lo ideal es estar por debajo de 1.5 g al día), aumenta el consumo de potasio y al reducir el consumo de sal como de azúcar, se reduce la cantidad de calorías que entran al organismo.

 

 

  1. Ojo al colesterol.

La obstrucción de las arterias por exceso de colesterol malo (LDL) es el principal desencade­nante de ictus e infartos. ¿Qué lo provoca? Principalmente se debe al abuso de grasas saturadas, presentes en lácteos enteros, embutidos y otros productos procesados. Por eso, el consumo de omega-3, un ácido graso insaturado que abunda en pescados azules como salmón, atún y sardinas y de algunos suplementos nutricionales que contienen fitoesteroles son un arma eficaz contra la hipercolesterolemia.

 

 

  1. Descanso nocturno.

Dormir bien se asocia a una mejor salud cardiovascular. Por ejemplo, un estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology ha puesto de manifiesto que aquellas personas que duermen un mínimo de 7 horas al día reducen hasta en un 65 % el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hasta un 83 % el riesgo de fallecer por esa causa.

 

 

 

Aunque la mayoría de estos tips decidas aplicarlos hoy, recuerda que los buenos hábitos y la constancia en el cuidado del corazón, son claves para una excelente calidad de vida.

Leave a Reply